sábado, 3 de octubre de 2009

Parasitosis Intestinal

En agosto de 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una alerta sobre la infección de parásitos intestinales. Según sus cifras, se estima que más de dos mil millones de personas el mundo están infestadas por uno más parásitos, especialmente niños y mujeres embarazadas ¡La tercera parte de la población mundial, padece de algún tipo de parasitosis! De éstas, cerca de 300 millones sufren de formas graves y unas 155 mil mueren cada año por causas atribuibles a los parásitos. Los expertos señalan que parasitosis contribuye a perpetuar la pobreza, deteriorar el crecimiento y desarrollo intelectual de las generaciones más jóvenes y reducir la capacidad de trabajo y la productividad de los adultos.
En América Latina se estima que alrededor del 30 por ciento de la población padece de parasitosis, sin embargo, la presencia de los diversos tipos de parásitos entre los países, e incluso entre zonas de un mismo país, es bastante heterogénea. Ello está en relación con factores climáticos y, sobre todo, con factores socioeconómicos. De allí que está presente en prácticamente en todas las zonas tropicales y subtropicales del planeta, en especial en las áreas de mayor atraso socioeconómico.
En nuestro país, las parasitosis cobran gran importancia por sus efectos en la salud y en el desarrollo infantil, constituyéndose en una de las principales causas de desnutrición y de deficiente desarrollo físico y mental. Por otro lado, los servicios de salud en el Perú todavía tienen escasa cobertura, especialmente para el diagnóstico apropiado. El Ministerio de Salud (MINSA) no tiene ningún programa de control de las parasitosis intestinales; sólo se han dado programas para algunas enfermedades parasitarias como la malaria, dengue, leishmaniasis y la enfermedad de Chagas entre otras; lo que contribuye a la persistencia del problema.
Por estas y más razones, la OMS desde el 2001, ha considerado a la parasitosis como un problema de salud pública mundial y ha fijado como meta para el 2010, proporcionar tratamiento masivo a un 75% de la población escolar en riesgo; incluyendo además educación sanitaria, interrelación con los programas de salud y saneamiento ambiental apropiado. En mayo de 2002, la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Infancia emitió el documento titulado “Un mundo apropiado para los niños”, en el que los líderes mundiales acordaron “reducir la prevalencia de las parasitosis intestinales” y se reconoce la estrategia de desparasitación masiva como una herramienta útil a este propósito. Y ya en junio de 2003, la Organización Panamericana de Salud (OPS) anunció que “el control de las parasitosis en América es un reto impostergable”.

¿Qué es parasitosis?
Se llaman parásito a todo ser vivo, vegetal o animal, que pasa toda o parte de su existencia, a expensas de otro ser vivo, a quien se lo llama huésped. Los parásitos viven de su huésped causándole o no daño, el cual puede ser aparente o no, y con quien tiene una dependencia obligada y unilateral.
Los parásitos intestinales pueden causar problemas de nutrición y anemia en los niños y disminuir sus posibilidades de crecer, desarrollarse y aprender. Si embargo, cuando reciben tratamiento pueden mostrar un aumento espectacular de la memoria a corto y largo plazo, así como mejorar su capacidad de razonamiento y de comprensión de lectura.

¿Cómo se transmite la parasitosis?
La transmisión comienza con la presencia de huevos de los parásitos en las heces humanas, consecuencia de hábitos y saneamiento ambiental inadecuados, que contaminan suelos húmedos y cálidos. El hombre se puede infestar por la ingesta de huevos o larvas de parásitos presentes en manos, aguas o alimentos contaminados; o por penetración larvas de parásitos a través de la piel.

¿Cuáles son los síntomas y signos de la parasitosis?
Los síntomas y signos habituales son en general inespecíficos: rechinar de dientes por la noche, falta de sueño, picazón en el ano o en la nariz, baja de peso, falta de apetito, dolor de cabeza, decaimiento, palidez, presencia de sangre en heces, dolor abdominal intermitente, diarrea, flatulencia, antecedentes de lesiones alérgicas en la piel o de haber eliminado parásitos

¿Cómo se previene la parasitosis?
Entre las principales medidas de prevención tenemos:
* Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar las comidas, antes de comer o dar de comer al niño y después de ir al baño o cambiar los pañales.
* Usar agua segura en la preparación de alimentos y en la higiene personal. Se debe tomar agua hervida o clorada. Para clorar el agua se pueden usar 2 gotas de lejía por cada litro de agua y esperar media hora antes de tomarla.
* Amamantar a los niños con leche materna y ofrecer una apropiada alimentación complementaria.
* Lavar las frutas y verduras con abundante agua a chorro, y cocinar bien las carnes y pescados.
* Mantener los alimentos y depósitos de agua limpios, tapados y alejados de toda contaminación.
* Mantener los baños o letrinas limpios todos los días. Echar los papeles en un depósito con tapa y disponer de agua y jabón para el inmediato lavado de manos
* Disponer adecuadamente los residuos sólidos y las excretas. La basura debe mantenerse fuera de la casa en un recipiente tapado, para así darles a los niños un ambiente limpio, sin heces y sin basura.
* Mantener a los animales en corrales distantes a las habitaciones de la casa.
* Usar continuamente calzado adecuado porque hay parásitos que pueden entrar por los pies.
* En zonas de alto riesgo de parasitosis, es recomendable realizar desparasitación masiva con los niños a partir de los 2 años de edad con Albendazol 400 mg (2 tabletas de 200 mg) o con Mebendazol 500 mg (5 tabletas de 100 mg). Esta campaña puede potenciar el efecto de de disminuir la carga de parásitos en la comunidad si se incluye en la misma a la familia completa y las mujeres embarazadas a partir del segundo trimestre.
El costo de las 2 tabletas de Albendazol en las farmacias de los establecimientos de salud locales no sobrepasa los S/. 0,20 y el de las 5 tabletas de Mebendazol es de S/. 0,30. De allí que para poder desparasitar masivamente, dos veces al año, con alguno de estos dos antiparasitarios en monto por persona estaría entre S/. 0,40 a S/. 0,60. ¡Realmente económico!
Es importante señalar que la OMS desde el 2007 está propulsando, a la luz de la evidencia científica actual, la desparasitación masiva con otros dos medicamentos adicionales: Prazicuantel e Ivermectina.

Programa de Control de la Parasitosis
La OMS tiene establecidos los lineamientos para que las autoridades sanitarias consoliden un adecuado Programa de Control de la Parasitosis que debe operar un tiempo mínimo de 5 años. Para esto hay tres tipos de actividades:
A. Tratamiento farmacológico, encaminado fundamentalmente a reducir la carga parasitaria de las personas.
B. Educación sanitaria, orientada a promover comportamientos que impidan la transmisión.
C. Saneamiento ambiental, dirigido a disminuir la contaminación del suelo y de las aguas.
Si el objetivo es reducir la carga parasitaria, y con ello disminuir las enfermedades por parásitos, son mínimamente suficientes las medidas A y B. Si el objetivo es eliminar la parasitosis, entonces es necesaria la aplicación de medidas contenidas en los tres incisos.